martes, 9 de noviembre de 2010

Peter Sellers de izquierda

Como a los 25 o 26 años ya era yo un dirigente mediano, reconocido, dentro del Espartaquismo Integral. Era difícil guardar mi identidad con el mote de Traveler, ya que, como escritor, mi foto era vista por los militantes en periódicos o en mis libros. Cabe aclarar que no era el mío el único caso, ya que había en la organización otros escritores y artistas en general.
A esa edad ya era yo casi un consistente representante a la Central de Círculos (CC) donde cada Círculo de estudios mandaba un delegado y, a su vez, el Círculo Piloto (CP), el dirigente, mandaba el suyo. De pronto, no recuerdo bien la polémica, pero tal vez se trataba de que una tendencia (CC) planteaba la pronta incorporación a la actividad externa en lo posible, mientras que la otra (CP) argumentaba que aún era demasiado pronto.
En el momento de la controversia, estaba como representante del CP Vulcano, en la realidad Enrique González Rojo, quien era absoluta minoría en el CP a favor de irnos preparando a la acción externa. Este asunto se dirimió un par de meses. Los representantes a la CC iban y venían de sus Círculos y Vulcano del CP, hasta que se vino la ruptura interna.
Quizá de los 20 Círculos base sólo unos 6 o 7 se quedaron con el CP y los demás nos fuimos con Vulcano, siguiéndonos llamando Espartaquismo Integral lo mismo que aquellos; tal vez de esos 6 o7 un par se escindieron para incorporarse a otra organización, tal vez troskistas.
De inmediato, nosotros, es decir Vulcano, algún otro compañero, tal vez Groucho y yo, Traveler, convocamos al primer congreso del Nuevo Espartaquismo Integral (NEI) al que asistieron la totalidad de los militantes escindidos, tal vez unos 50-60 donde se planteó transformar la organización en un laboratorio político de izquierda, proponiéndose la elaboración de 3 documentos que expresaran los nuevos propósitos.
Vulcano se propuso elaborar 2 de ellos, siendo el primero, si no mal recuerdo, las bases teóricas para sostenernos y una propuesta del tipo de materiales a estudiar con su fundamento debido; a mí me tocó redactar el tercero en el que se plantearan los procedimientos para acercarnos al exterior. Ya preparados los 3 documentos se les denominó El Trípode del NEI. Mi documento se tituló más o menos así: “Proceso hacia la concreción del autentico Partido Comunista”.
Como el Congreso aprobó ir incorporando gente con experiencia práctica, se incorporaron disidentes de organizaciones activas como de la Liga Comunista 23 de Septiembre, guerrilla de carácter urbano. Vale decir que los disidentes se habían salido de la Liga debido a que habían renunciado al uso de las armas. De otra manera no los habríamos aceptado.
Como estos y otros militantes provenían de la lucha armada, el NEI decidió, también en el Congreso, crear un grupo de seguridad ya que, bien a bien, no sabíamos ni ellos mismos hasta dónde estaban localizados por entidades policiacas a nivel federal. El coordinador de seguridad fue elegido, por un pequeño comité de 3 miembros para que hubiera 2 votos de 3 en caso de controversia. No recuerdo quién fue elegido pero él podía diseñar planes de seguridad y elegir, a la chita callando, a quienes fueran.
Para una reunión de Congreso, el coordinador de seguridad nos eligió a Groucho y a mí para llevar a una compañera (ex-23). Yo debía entrar en sentido contrario por Salvador Novo y checar que no me hubieran seguido. Llegando a la avenida, dar vuelta a la izquierda, recoger a Groucho que estaría vigilando a la chica en la banqueta de enfrente. En caso de que no estuviera él, yo debía ir al Congreso y disolverlo. Llego a donde debía estar Groucho y revisé a toda la gente y no lo vi. Ya me iba cuando descubrí a un tipo de lentes oscuros, sombrero y gabardina, parecido a Peter Sellers, y descubrí que se trataba de Groucho, aterrorizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario